DICCIONARIO DE MITOS Y LEYENDAS

Inicio | Contáctenos | ?

mitos y leyendas

  CHUMAIHUÉN

m.zool. (Dromiciops australis gliroides, Thomas). Monito de Chiloé, Comadrejita trompuda, Perrito del árbol o de la Virtud. Según la creencia local habita en el corazón mismo de los coigües, sin comunicación alguna con el exterior porque, siendo un animalito de virtud, no necesita alimentarse para vivir. Quien se topa con uno de ellos tendrá larga vida y fortuna.

[El género Dromiciops recluido en los bosques entre Concepción a Chiloé, sería el representante viviente de una subfamilia [Microbio-theriinae ] considerada extinguida desde el oligoceno superior. Se trata de un marsupial polyprotodonto que desde lejos se le ve como un ratoncito de larga cola. En las hembras grávidas se advierte una zona de pelos de color rojo acanelado, sobre el área marsupial que se mantiene durante toda la lactancia. Los individuos de laI. de Chiloé son diferentes respecto de los continentales, lo que nos da una idea de la prolongada presencia de este animalito en nuestro medio, como para lograr una diferenciación mutacional.

Exteriormente esta característica se nota en el color más oscuro del Dromiciops chilote. Estos animalitos viven en lo más profundo del bosque y buscan su cobijo en palos ahuecados o construyen nidos musgosos, con hojas de quila y bien protegidos. El medio inclemente en que viven, con bajas temperaturas y mucha humedad, lo lleva a generar mecanismos de adaptación térmica realizando un `sueño invernal' durante el período más frío. En este letargo el ritmo cardíaco baja de 230 pulsaciones por minuto a menos de 30. La cola prehensil y sus extremidades relativamente desarrolladas y con voluminosos cojinetes, facilitan su desplazamiento en el medio, con movimientos tanto poderosos e intensos, como lentos. La cola le permite, al mismo tiempo, almacenar alimento para su hibernación. Este combustible energético lo obtiene de larvas e imagos, especialmente de insectos. (G. Mann. "Los pequeños...". Zoología... Nº 40, 1978)].

[Una conseja nos cuenta: Cuando nació Jesucristo, los primeros que estuvieron adorándolo en el Portal de Belén fueron la mula y el buey. Cuando Nuestro Señor murió a los 33 años, el buey estaba vivo todavía. Este animal sintió el momento de la muerte; supo que la gente había matado a Jesús. Entonces tuvo tanta tristeza, tanta pena, que comenzó a morirse y, al momento de exhalar el último aliento, se escapó el corazón del buey por la boca -ese corazón bondadoso y adorador de Jesús Divino-. Se escapó por la boca a lugares remotos, llegando -según dice la gente- a establecerse en las montañas de Chiloé. Allí el corazón se transformó en ese animalito virtuoso que es el chumaihuén.

Una canción dice:

En el corazón del coigüe
habita el pequeño chumaihuén:
es un animalito que no quiere
salir al sol y el mundo conocer.
Tiene en la frente dos cachitos.
cola y patitas como buey.
tamaño y trompa de ratoncito.
color plomizo y de sedosa piel.

(Relato de Amador Cárdenas, de una versión encontrada en Molulco).

Con la colaboración de Renato Cárdenas Alvarez. Reproducido con autorización del autor de "EL LIBRO DE LA MITOLOGÍA historias, leyendas y creencias mágicas   obtenidas de la tradición oral". Ed. Atelí. Chiloé, 1997.

Fuente:
Diccionario de Mitos y Leyendas
http://www.DiccionarioDeMitos.com.ar/

DiccionarioDeMitos.com.ar - 2007-2008